11 Ejemplos bíblicos de la conversación impía con nosotros mismos

May 23, 2017

De varias maneras, la Escritura registra muchos ejemplos de la conversación impía con nosotros mismos. Los siguientes 11 ejemplos nos dan instrucciones acerca de la naturaleza diversa que tal discurso impío ha tomado.

  1. Gen 18:12 Se rió, pues, Sara entre sí, diciendo: ¿Después que he envejecido tendré deleite, siendo también mi señor ya viejo?
  2. Gen 42:36 Entonces su padre Jacob les dijo: Me habéis privado de mis hijos; José no parece, ni Simeón tampoco, y a Benjamín le llevaréis; contra mí son todas estas cosas.
  3. Pro 30:20 El proceder de la mujer adúltera es así: Come, y limpia su boca Y dice: No he hecho maldad.
  4. Isa 14:13 Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; 14 sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo.
  5. Isa 47:8 Oye, pues, ahora esto, mujer voluptuosa, tú que estás sentada confiadamente, tú que dices en tu corazón: Yo soy, y fuera de mí no hay más; no quedaré viuda, ni conoceré orfandad. 9 Estas dos cosas te vendrán de repente en un mismo día, orfandad y viudez; en toda su fuerza vendrán sobre ti, a pesar de la multitud de tus hechizos y de tus muchos encantamientos. 10 Porque te confiaste en tu maldad, diciendo: Nadie me ve. Tu sabiduría y tu misma ciencia te engañaron, y dijiste en tu corazón: Yo, y nadie más.
  6. Zep 1:12 Acontecerá en aquel tiempo que yo escudriñaré a Jerusalén con linterna, y castigaré a los hombres que reposan tranquilos como el vino asentado, los cuales dicen en su corazón: Jehová ni hará bien ni hará mal.
  7. Mat 24:48 Pero si aquel siervo malo dijere en su corazón: Mi señor tarda en venir;
  8. Luk 7:39 Cuando vio esto el fariseo que le había convidado, dijo para sí: Éste, si fuera profeta, conocería quién y qué clase de mujer es la que le toca, que es pecadora.
  9. Luk 12:17 Y él pensaba dentro de sí, diciendo: ¿Qué haré, porque no tengo dónde guardar mis frutos? 
  10. Rom 10:6 Pero la justicia que es por la fe dice así: No digas en tu corazón: ¿Quién subirá al cielo? (esto es, para traer abajo a Cristo); 7 o, ¿quién descenderá al abismo? (esto es, para hacer subir a Cristo de entre los muertos). 
  11. Rev 18:7 Cuanto ella se ha glorificado y ha vivido en deleites, tanto dadle de tormento y llanto; porque dice en su corazón: Yo estoy sentada como reina, y no soy viuda, y no veré llanto;

Debemos aprender de estos ejemplos impíos para no hablar con nosotros mismos en ninguna de las maneras pecaminosas que el Espíritu Santo ha registrado para nuestro beneficio en estos pasajes.

Rajesh

Posts

Copyright © 2011-2017 by Rajesh Gandhi. All rights reserved.