¡Cuidado con los peligros de la música!*

January 23, 2014

Aunque muchos creyentes piensan que no es posible que se pongan en peligro a sí mismos y a los demás a través de la música si tiene palabras cristianas, una cuidadosa atención a la revelación bíblica y otras pruebas relativas a los espíritus caídos y sus influencias en la música humana demuestra lo contrario. El siguiente tratamiento de esa revelación y la evidencia nos advierte contra los peligros que hay para otros y para nosotros mismos a través de la música.

Espíritus caídos y sus actividades

Dios es el único Ser eterno (Salmo 90:2; Juan 1:1-2), y Él creó todo lo que existe (Gen. 1:1, Juan 1:3), incluyendo todos los seres espirituales sobrenaturales (Gen. 2:1; Éxodo 20:11; Neh. 9:6; Salmo 148:1-5; Col. 1:16). Los seres espirituales sobrenaturales mencionados en la Biblia incluyen los serafines (Isaías 6:2), los querubines (Génesis 3:24), los cuatro seres vivientes (Rev. 4:8), los santos ángeles (Mateo 25:31), y los malos espíritus (Hechos 19:12).

Como Dios no es el autor del mal (Génesis 1:31; cf. Santiago 1:13), sabemos que los malos espíritus que se mencionan en las Escrituras fueron creados como seres espirituales santos (Ezequiel 28:14-15a; ver Judas 6). En algún momento después de su creación, se rebelaron contra Dios y se convirtieron en espíritus caídos (Ezequiel 28:15b; cf. Judas 6; 2 Pedro 2:4).

Los espíritus caídos tienen la intención de negar a Dios la gloria que Él solo merece de sus criaturas (Is. 14:12-14; cf. Col. 2:18; Ap. 9:20). Tratan de hacer daño a tantas de sus criaturas como sea posible para lograr su destrucción (cf. Mat. 8:32; Juan 8:44, Hechos 19:12), especialmente los seres humanos (Lucas 13:16; Hechos 10:38; 1 Ped. 5:8).

Debido a que el Padre desea que la gente le adore en espíritu y en verdad (Juan 4:23-24), podemos estar seguros de que los espíritus caídos quieren evitar que la gente le de esa adoración. Sin lugar a dudas, lo hacen de forma continua en todo el mundo, ya sea a través de la prevención por completo (2 Corintios 4:3-4; Col. 2:18; Ap. 9:20) o a través de la corrupción de la adoración en tantas formas como sea posible (cf. 2 Cor 11:3; 1 Tim 4:1-3).

Los espíritus caídos han influido a los seres humanos a hacer cosas malas sin que ellos se den cuenta de esta influencia (1 Crónicas 21:1; 1 Reyes 22:22; 2 Cor. 11:14). Han tenido esta influencia encubierta sobre los incrédulos (1 Reyes 22:22; Juan 13:27) igual que sobre los creyentes (1 Crónicas 21:1; Hechos 5:3).

Los espíritus caídos y la música en las Escrituras

Los ángeles cantaron cuando Dios creó la tierra y todo en ella (Job 38:6-7). Los ángeles tocan las trompetas (Éxodo 19:16; Ap. 8:2) y los seres espirituales celestiales adoran a Dios, juegan arpas, y cantan alabanzas a Dios y al Cordero (Apocalipsis 4:8-11; 5:8-14). Sabemos, pues, que los seres espirituales sobrenaturales, incluyendo los espíritus caídos, son seres musicales (ver este post para más explicaciones sobre este punto).

Los espíritus caídos han observado y escuchado toda la adoración del cielo que ha incluido la música (Job 38:6-7; Salmo 148:2; cf. Is. 6:3). Ellos saben por experiencia cómo suena la música celestial que le agrada a Dios.

Los espíritus caídos han observado las actividades de los seres humanos desde el principio de la humanidad (Génesis 3; 2 Cor. 11:3; cf. Job 1:7). Ellos saben exactamente lo que el hombre ha hecho de la música que ha complacido a Dios (por ejemplo, 2 Crón. 5:11-14).

Los espíritus caídos saben acerca de la música instrumental piadosa producida por un hombre lleno del Espíritu que expulsó a un espíritu malo de otro hombre (1 Sam. 16:14-23). Entonces, hay por lo menos un espíritu caído que ha experimentado personalmente el poder espiritual de la música piadosa (1 Sam. 16:23).

Los espíritus caídos tienen pleno conocimiento también de la música que el hombre ha hecho que no le ha complacido a Dios (por ejemplo, Is. 5:11-12; Dan. 3:5-7; 10; 15). Ellos, sin duda, juegan un papel importante en las actividades musicales de multitudes de personas que fueron destruidas en el Diluvio porque “todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal” (Génesis 4:21 cf. Génesis 6:5; ver este post para una explicación completa de este punto clave).

Después del diluvio, en una ocasión particularmente sórdida, los espíritus caídos influyeron a la gente que había comido carne ofrecida a un ídolo en el culto sincretista de Jehová a cantar. El Espíritu Santo destaca su manera de cantar con una referencia explícita a su canto (Éxodo 32: 17-18). Debido a que el canto fue producido por la gente baja la influencia de los demonios (cf. 1 Cor. 10:20), comiendo, bebiendo y jugando idolátricamente (1 Corintios 10:7; incluyendo el baile impío [Éxodo 32:19]) de una manera tan mala y descontrolada que aun sus enemigos se avergonzaban de ellos (Éxodo 32:25), podemos estar seguros de que su canto a Jehová era malo también.

Los espíritus caídos y la música peligrosa

Teniendo en cuenta todo lo que sabemos acerca de los objetivos y actividades de los espíritus caídos y sobre todo su conocimiento de la música que agrada a Dios y la música que no le complace, los creyentes no deben ser en lo más mínimo despectivos en cuanto al papel de los espíritus caídos en la producción de los estilos musicales que son populares e impíos (Ef. 2:2-3, 1 Juan 5:19). Más bien, tenemos todas las razones para creer que los espíritus caídos han influido y seguirán influyendo a tantas personas como sea posible a escuchar y producir música que no agrada a Dios, sobre todo en su adoración a él.

De hecho, muchos músicos populares han declarado en diversas formas que la fuente de su música ha sido las influencias sobrenaturales fuera de sí mismos.[1] Los creyentes no deben rechazar tales testimonios—deben mantenerse lo más alejado posible de cualquier tipo de música, aunque tenga palabras cristianas, cuando hay la más mínima posibilidad de que los espíritus caídos hayan jugado un papel en el origen de esa música peligrosa.

Conclusión

Los cristianos deben rechazar (Sal. 1:1; Ef. 5:11) toda la música, incluyendo música con palabras cristianas, que emplea estilos musicales populares e impíos que los humanos malvados han producido con fines perversos explícitamente planteados, como la música rock, porque hay consideraciones bíblicas y fundamentales y testimonios personales que apuntan a los espíritus caídos como el origen sobrenatural de esos estilos impíos. ¡Cuidado con los peligros de la música!

 

 

[1] Las siguientes citas son de una página que he encontrado haciendo una búsqueda en Google sobre los malos espíritus y la música rock:

David Bowie: “Rock has always been THE DEVIL’S MUSIC. . .” (Rolling Stone, Feb. 12, 1976);

John Lennon: “I’ve sold my soul to the DEVIL.” (Ray Coleman, Lennon, p.256);

Little Richard: “I’m the Rock ‘n Roll singer that you heard about through the years. . . I was directed and commanded by another power. The power of DARKNESS. . . The power of the DEVIL, SATAN.” (Charles White, The Life and Times of Little Richard, pp. 205-206);

During a 1993 Oprah Winfrey interview, Michael Jackson, explained the reason for some of his filthy sexual gestures during his concerts: “It happens subliminally. IT’S THE MUSIC THAT COMPELS ME TO DO IT. You don’t think about it, it just happens. I’M SLAVE TO THE RHYTHM.” (The Evening Star, Feb. 11, 1993, p. A10)

—http:/ / www.jesus-is-savior.com/Evils % 20en % 20America/CCM/hip_hop.htm ; visitada 17/01/14; 15:55

También encontré las siguientes fuentes en la misma búsqueda: Tenga en cuenta los testimonios prestados en el punto II de este artículo web (http://truediscipleship.org/Gtopics/general108.htm; visitada 01/17/14; 15:59) y los numerosos testimonios de los propios músicos de rock de este artículo ( http://www.inplainsite.org/html/voices_of_rock.html ; visitada 17/01/14; 16:09), ver también los testimonios similares en un artículo similar (http://wayoflife.org/index_files/rock_musicians_as_mediums.html ; visitada 17/01/14; 16:14).

Por favor, tenga en cuenta que no he verificado de forma independiente las citas provistas en estas fuentes. Sin embargo no tengo ninguna razón para dudar de su veracidad, sobre todo porque varias fuentes proporcionan algunas de las mismas cotizaciones.


*I’d like to thank my friend Jeremy Patterson for his help in translating the English version of this article into Spanish.

Rajesh

Posts

Copyright © 2011-2017 by Rajesh Gandhi. All rights reserved.